EL REJUVENECIMIENTO NO QUIRÚRGICO

En los últimos  veinticinco años hemos sido testigos del nacimiento  y evolución  de una medicina dedicada en exclusivo  al rejuvenecimiento de la piel facial y corporal.

Alabada por muchos y castigada por otros tantos, la Medicina Estética  cuenta, hoy por hoy, con numerosas herramientas  para corregir o eliminar la flacidez, las arrugas faciales, las manchas cutáneas , la grasalocalizada... e incluso dar solución  a algunos defectos congénitos  faciales o corporales.

Sin embargo, existe en general un gran desconocimiento sobre cuáles  son los tratamientos más indicados en cada caso y cómo  actúan en nuestro cuerpo. A menudo se adjudica una imagen concreta a un producto equivocado, generando desconcierto y desconfianza al mismo de forma injustificada.

Cómo  rejuvenecer de forma segura 

Para un correcto abordaje del rejuvenecimiento es absolutamente  necesario  un perfecto conocimiento de las causas del envejecimiento, de los antecedentes personales del individuo y del mecanismo de acción de los distintos procedimientos utilizados  para su tratamiento.

En definitiva, la Historia  Médica  es el primer paso del acto médico. No todas las arrugas comparten las mismas causas ni tienen el mismo sustento; no todas las pieles reaccionan de  la misma manera ni responden  igual ante los diferentes compuestos.

El conocimiento y, por tanto, la seguridad se imponen frente a la oferta incontrolada y abrumadora que nos rodea.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué no me lo habré hecho antes?