Como prevenir los efectos de la contaminación en nuestra piel


De todos son bien conocidos los efectos dañinos de la radiación solar en nuestra piel, y después de muchos esfuerzos, prácticamente todo el mundo está concienciado en la importancia de utilizar un fotoprotector a diario. Sin embargo, el segundo agente causante del fotoenvejecimiento es la contaminación, cada vez más presente en nuestra vida diaria. Todos sabemos de sus efectos nocivos a nivel del sistema respiratorio y cardiovascular, pero también tiene efectos nocivos en la piel.

Cuando hablamos de contaminación, ¿a qué nos estamos refiriendo en concreto? Pues fundamentalmente al ozono (el agente más peligroso), pero también, al óxido de nitrógeno, dióxido de azufre, partículas en suspensión y humo del tabaco.

¿Qué efectos produce la contaminación sobre nuestra piel?

Favorece un envejecimiento acelerado, un estrés oxidativo que acelera la cascada inflamatoria, provoca aparición de radicales libres y debilita la función barrera natural. Los efectos visibles, en el caso de pieles sanas son: la aparición acelerada de manchas, sequedad, arrugas más profundas y flacidez; y en aquellas pieles con alteraciones previas (como dermatitisatópica, rosácea, psoriasis…) empeora el cuadro existente. Como veis, hay efectos inmediatos y otros a largo plazo, pero todos ellos llevan hacia un envejecimiento prematuro.

¿Podemos hacer algo para mitigar sus efectos?

A nivel cutáneo, en los últimos años están apareciendo en el mercado varios productos con efectos “anti polución”. Asia y Estados Unidos nos llevan la delantera en este campo, llevan utilizándolos varios años, y sus ventas no hacen más que crecer. Pero hay que tener cuidado de no caer en todos los productos que nos ofrecen. Por tanto, qué es lo que realmente funciona?

En primer lugar, es fundamental realizar una limpieza facial profunda a diario, de esa forma podemos eliminar todas esas partículas en suspensión que pueden haberse quedado adheridas a la piel, la crema o el maquillaje a lo largo del día.

En cuanto a productos con efecto “anti polución” directa, los principios activos que han demostrado eficacia son fundamentalmente los antioxidantes: vitamina C, vitamina E, resveratrol … que son capaces de neutralizar esos radicales libres.

Éstos principios deben ser aplicados por la mañana sobre la piel limpia, ya sea en forma de sérum o crema. Y encima, aplicar el fotoprotector solar (¡no hay que olvidarse de su importancia!). Y por la noche, aplicar una crema hidratante que sea capaz de recuperar la función barrera natural de nuestra piel, que mantenga esa barrera hidrolipídica en perfectas condiciones.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué no me lo habré hecho antes?