LIMPIEZA FACIAL DE 10


¿Cómo es la limpieza facial perfecta?

Es difícil establecer una única rutina de limpieza que sea perfecta para todos. Dependiendo de nuestro tipo de piel, de nuestros gustos y preferencias cosméticas, e incluso del tiempo que podamos dedicarle, debemos de crear nuestra propia rutina de limpieza facial perfecta.

Sin embargo, hay algunas acciones básicas e imprescindibles. Lo más aconsejable es utilizar un limpiador o jabón suave, de pH neutro, que no sea agresivo para nuestra piel. Según la sensación que más nos guste podemos escoger entre fórmulas jabonosas que crean espuma al contacto con el agua (indicadas sobretodo en pieles grasas) o fórmulas más hidratantes como la leche limpiadora.

La exfoliación de la piel sirve para eliminar las impurezas y células muertas que se van acumulando a lo largo del día y contribuye a la renovación de nuestra piel. Se recomienda de forma general realizar exfoliación con un producto específico unas 2 veces a la semana.

¿Por qué tenemos que limpiar a diario la piel del rostro aunque no nos hayamos maquillado?

Este es el punto clave en cuanto a la limpieza facial. Debemos realizarla a diario, incluso a pesar de no habernos maquillado. Una limpieza facial no consiste solo en desmaquillarse; sino que nos ayuda a limpiar nuestra piel en profundidad, eliminar residuos de suciedad, contaminación… que nos rodea a diario. De esta forma los poros no se obstruyen y la piel va a estar más sana y por lo tanto más bonita.

Piel limpia es sinónimo… o es el primer paso hacia…

Una piel limpia es el primer paso hacia una piel sana. De nada sirve utilizar una crema de tratamiento adecuada si la estamos aplicando sobre una piel “sucia”. Una piel sana debe empezar a partir de una piel limpia, que mantenga los poros libres de impurezas y de exceso de grasa.

¿Es necesario realizar esa limpieza por la mañana y por la noche?

Si, aunque la limpieza más exhaustiva debe realizarse al final del día, es aconsejable también limpiar la piel por la mañana, ayuda a oxigenarla, activar de nuevo la circulación y a que los productos que aplicamos posteriormente penetren de forma adecuada.

Una mala higiene de la piel del rostro en qué patologías o problemas estéticos puede desembocar?

Si no mantenemos una rutina adecuada de limpieza, se favorece en primer lugar la aparición de puntos negros, y más adelante, la aparición o empeoramiento de algunas patologías como el acné, la dermatitis atópica, dermatitis seborreica, rosácea,…

Productos o fórmulas más adecuadas o que deben evitar: pieles sensibles; pieles maduras; pieles acnéicas y pieles grasas.

Hay que tener en cuenta que habitualmente la piel tiende a reaccionar de forma contraria a lo que queremos. Por ejemplo, si nos obsesionamos con eliminar el sebo de una piel grasa, ésta va a reaccionar produciendo más sebo, que constituye su arma contra la deshidratación.  Por eso en este tipo de pieles debemos evitar aquellos productos que sean demasiado agresivos. Es aconsejable usar un limpiador jabonoso y no irritante y luego combinarlo con cosméticos seborreguladores.
Lo mismo ocurre con las pieles sensibles, hay que evitar todo aquello que sea demasiado agresivo.

Productos tipo toallitas, cuál debería ser su uso.

Las toallitas desmaquillantes son muy cómodas para ayudar con el desmaquillado de zonas como ojos y labios. Son útiles siempre que sean el primer paso de la limpieza, pero nunca el único. Siempre hay que completar la limpieza con un jabón o leche limpiadora.

¿Y del agua micelar? Poco a poco se ha convertido en un producto estrella… ¿basta realmente con usar este tipo de fórmulas de micelas o solo hacen una limpieza superficial?

El agua micelar está formada por una solución líquida que incluye activos que ayudan a limpiar la piel. Estos activos dentro del agua forman unas partículas o esferas de tamaño nanoscópico llamadas micelas, que absorben en su interior los residuos grasos, y otras partículas que pueden ensuciar la piel, como la polución, maquillajes, grasa, sudor…

En el caso de las pieles grasas, la limpieza con agua micelar no es suficiente, se debe de acompañar de un jabón suave que retiremos con agua. Sin embargo, las pieles sensibles son las que deben utilizar el agua micelar como primera opción, es la manera más delicada para limpiar la piel.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué no me lo habré hecho antes?

Más de falsos mitos de la dermatología estética