NOVEDADES EN TRATAMIENTOS NO INVASIVOS


En el ámbito de la medicina estética, aparecen novedades cada cierto tiempo. Estos tratamientos poco invasivos, cada vez más nos permiten dar soluciones útiles, seguras y con resultados naturales a determinadas alteraciones.

Cada vez cobra más importancia el cuidado de la piel. Tener una piel bonita, cuidada, hidratada es signo de salud y debe ser el primer objetivo a conseguir a nivel estético. Para este cutis radiante, tenemos muchas opciones de tratamiento:
-          Hydrafacial: se trata de una limpieza facial dermatológica, que permite limpiar la piel de forma mucho más profunda, sin agredir ni inflamar y aportando un extra de hidratación mediante la infusión de ácido hialurónico.
-          Luz pulsada intensa (IPL): se trata de un ha de luz que permite filtrar diferentes longitudes de onda, tratando en la misma sesión, tanto léntigos (manchas solares) como cuperosis (pequeñas venitas de la cara), así como mejorar la producción de colágeno y la luminosidad de la piel. Se recomiendo realizar al menos 1 sesión de mantenimiento anual en los meses de otoño/invierno.
-          Mesoterapia hidratante con ácido hialurónico: sin aportar volumen, podemos hidratar la piel en capas profundas de la dermis mediante la inyección en mesoterapia de ácido hialurónico (Volite, un ácido hialurónico de baja reticulación y larga duración). Se recomienda realizar 1 sola sesión y repetir cada 4-6 meses para mantener la piel jugosa e hidratada.

Para mantener unos labios jugosos, el tratamiento ideal es el uso de ácido hialurónico inyectable. Este tratamiento, muy de moda en los últimos años, debe ser un tratamiento personalizado, ya que, dependiendo de la forma del labio, el tamaño y el resultado que busquemos, hay diferentes tipos de hialurónicos y distintas técnicas de tratamiento. Se puede dar volumen a los labios o simplemente hidratarlos.

La zona periocular, junto con los labios, es una de las zonas más delicadas de toda la cara. Por sus características anatómicas, suele tener un envejecimiento diferente y prematuro en comparación con el resto, que muchas veces da una sensación de cansancio que no es real.
-          El rey de todos ellos sigue siendo la toxinabotulínica, que relajando de forma sutil y estratégica determinados músculos, podemos conseguir abrir la mirada, que se vea una expresión más descansada y mejorar arrugas de expresión como las “patas de gallo”. Se recomiendo realizar al menos 2 veces al año. 
-          Ácido hialurónico: según cada caso concreto, nos permite mejorar el hundimiento que aparece en ojeras muy marcadas. Además, por las características intrínsecas del ácido hialurónico, ayuda a hidratar la piel en profundidad, mejorando la calidad de la misma y en ocasiones, mejorando la tonalidad oscura tan típica de esta zona. Este tratamiento se hace 1 vez año.
-          Láseres: en el caso de que tengamos machas de sol, pequeñas “venitas” …  podemos eliminarlas con la combinación de distintos tipos de láser o fuentes de luz, desde el IPL pasando por el láser Q-swith o el láser vascular.
-          Ultherapy: es un tratamiento de ultrasonidos focalizados que habitualmente nos ayuda a tratar la flacidez de línea mandibular y cuello. Este tratamiento puede ayudar en algunos pacientes con pequeñas bolsas de predominio graso en el párpado inferior. Se recomiendan 3 sesiones, repetidas anualmente.

Para mejorar la zona del escote, la gran olvidad, existen múltiples opciones de tratamiento. La luz pulsada intensa (IPL), al igual que en la cara, en el escote mejora las manchas de sol, las pequeñas venitas y estimula colágeno. Se recomienda realizar 3 sesiones al año. El IPL se puede combinar con muchos otros tratamientos, como la mesoterapia de ácidohialurónico (que hemos comentado previamente) o el Radiesse como estimulador de colágeno.

Y finalmente llegamos al aspecto mas difícil de mejorar, la temida flacidez. Para ello, cualquier tratamiento debe de realizarse periódicamente, y mediante la combinación de distintas técnicas podemos conseguir un resultado natural.
-          Los nuevos hilos tensores: cada vez con un mejor resultado, se trata de unos nuevos y mejorados hilos reabsorbibles de polidioxanona, que se anclan en la dermis, permitiendo sujetar los tejidos y estimular colágeno. El tratamiento se hace en una sola sesión y los resultados se mantienen un año aproximadamente.
-          Hidroxiapatia cálcica (Radiesse): es un producto que actúa como inductor de colágeno y que permite mejorar la flacidez, así como la calidad de la piel. Por eso, además de utilizarlo en la parte inferior de la cara, también se utiliza mucho en la zona del cuello, escote, dorso de manos o incluso a nivel corporal. Se recomiendo realizar este tratamiento 1 vez al año.
-          Ultherapy: los ultrasonidos focalizados de alta intensidad, guiados por ecografía, permiten con 1 sesión al año, mejorar la flacidez del tercio inferior de la cara. Produce puntos de coagulación profunda que buscan estimular colágeno.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué no me lo habré hecho antes?

Elimina la papada sin cirugía