Grasa localizada, celulitis y flacidez


Por Maribel Sánchez Lavado, asesora cosmética de CDI

La grasa localizada y la flacidez son problemas que preocupan al 70% de la población. Aunque afecta tanto a hombres como a mujeres, es en estas últimas donde la preocupación por el aspecto de alguna parte de su cuerpo se hace más evidente.

Actualmente, en el mercado encontramos numerosos productos que prometen acabar con estos problemas de forma rápida y eficaz, sin embargo, debemos entender estos productos no como una solución sino como un complemento que nos ayuda a mejorar el aspecto de la piel tras realizar un tratamiento estético para la eliminaciónde la grasa localizada, la celulitis o la flacidez.
En el caso de las cremas anticelulíticas o cremas contra la flacidez, precisamente por ser productos cosméticos que se definen como toda sustancia o mezcla destinada a ser puesta en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y las mucosas bucales, con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto, protegerlos, mantenerlos en buen estado o corregir los olores corporales.
Es cierto que existen activos capaces de penetrar hasta capas más profundas mientras que otros actúan a nivel más superficial, sin embargo, no existe ningún activo cosmético capaz de llegar a hipodermis y destruir adipocitos.

En CDI trabajamos con una filosofía de conjunto que permita al paciente obtener los mejores resultados por ello es importante cuando realizamos un tratamiento estético continuar con una rutina cosmética adecuada a nuestras necesidades.

Tratamientos como Ondas de Choque, Coolsculpting, Radiofrecuencia, Cellfina o Emsculpt consiguen tratar de forma eficaz la grasa localizada, celulitis y la flacidez de distintas partes del cuerpo y en todos ellos resulta conveniente aplicar productos cosméticos que ayuden a mejorar la calidad de la piel mejorando el aspecto superficial de esta.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué no me lo habré hecho antes?