¿Qué es el ácido hialurónico?


Dentro del ámbito de la dermatología estética, parece que el ácido hialurónico es parte de nuestro vocabulario diario. Son precisamente estos términos tan comunes los que muchas veces se malinterpretan y dan lugar a falsos mitos.

El ácido hialurónico es un polisacárido del tipo de glucosaminoglucanos compuesto por muchos disacáridos polimerizados. En nuestro organismo está presente en gran cantidad en la piel, pero también en articulaciones, vísceras o incluso dentro de la cavidad ocular. Por sus propiedades, es capaz de retener agua en grandes proporciones, de forma que lubrica e hidrata aquellas zonas en las que se encuentra. En nuestra piel, el ácido hialurónico es capaz de hidratar y mejorar la calidad de la misma, así como rellenar pequeñas arrugas o reparar la perdida de grandes volúmenes.

El ácido hialurónico está presente de forma natural en nuestras células. Nuestra piel, de forma diaria, sintetiza y degrada aproximadamente 1/3 de este ácido hialurónico. Con el paso del tiempo, este equilibrio se altera y vemos una pérdida progresiva de ácido hialurónico total. Ahí es cuando empezamos a ver la piel más deshidratada y aparecen las primeras arrugas y perdida de turgencia. El ácido hialurónico inyectado, al ser una molécula 100% biocompatible, es tolerado por todos los pacientes y no hay riesgo de reacciones alérgicas.

La capacidad de captar agua de la molécula de hialurónico viene determinada en parte por el gran tamaño de la misma. Esto es importante a la hora de los tratamientos, puesto que, al ser una molécula tan grande, no es capaz de penetrar a través de la piel. Esto significa que las cremas y sérums con hialurónico son capaces de crear una película protectora humectante en superficie, pero el hialurónico en si no es capaz de penetrar a la dermis. Por ello, cuando buscamos una mejora duradera gracias a este producto, necesitamos que éste se inyecte. De esta forma nos aseguramos que la molécula llega al sitio deseado y va a poder hacer el efecto que queremos.  

¿En qué zonas podemos utilizarlo? En prácticamente cualquier zona de la cara, aunque las más frecuentes son surco nasogeniano, alrededor de la boca, labios, ojeras, líneas de marioneta… y en cualquier zona de la cara para revitalizar la piel. El tratamiento se puede realizar en cualquier época del año y en casi todos los pacientes.

En definitiva, el ácido hialurónico es una sustancia muy bien tolerada, segura y efectiva que nos puede ayudar a mejorar la calidad de la piel y tratar de forma prudente muchas de las alteraciones que aparecen con el paso del tiempo, siempre de forma prudente y natural.

www.clinicadermatologicainternacional.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué no me lo habré hecho antes?